domingo, 5 de enero de 2014

Al silencio

Escúchame despacio,
escúchame sin prisa,
escucha en el silencio
cada gesto y cada mirada,
cada cual guarda una sonrisa.

Escúchame sosegado,
escúchate mientras me escuchas,
que no te engañen las palabras
que dicen, permanecen
y luego se pierden sin más.

Escúchame en tu tristeza,
escúchame no decir nada,
el amor hablará por sí mismo,
develando sentimientos
y el tacto de la piel enamorada.

Escúchame cuando no quede nada,
ni siquiera el aire,
solo el silencio y nada más.
Llévame, cariño,
donde quieras que te mire.

Escúchame mientras me miras,
y ahora en el espejo te ves,
porque no eras más que tú mismo
perdido en el silencio
yendo con tus pensamientos a través.


No hay comentarios:

Publicar un comentario