jueves, 23 de enero de 2014

Un destello.

Hubo una luz,
tal vez un destello hipotético,
un fulgor apoteósico
de correlato aritmético.

Fue sólo un segundo,
una eternidad tremebunda,
quizás imaginario
de una cabeza profunda.

Simple en su complejidad,
filtraron los matices
cual mirada indiscreta,
no secreta,
anduvo por los tamices
como la nieve en Navidad.

Sagrada con sus encantos
paseó sus miedos
iluminando un corazón inquieto,
puso el alma en un aprieto,
juzgada ante deviedo,
desentendida por tantos.

Hubo una luz,
un destello,
un amor de tragaluz,
de fuego su sello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario