sábado, 2 de julio de 2016

Cree

Creo que puedo asimilar
cada silencio de la gente,
cada voz en alza sobre mí,
el peso de los años.
Cada adiós sin remedio,
cada quimera que me regale la vida,
el color desvanecido del invierno.

Creo que puedo soportar
cada roce sin sentimientos,
cada latir que no nos dice nada,
las miradas sin luces.
Cada saludo sin querer,
cada lágrima al borde del armario,
el calor de una noche de insomnio.

Creo que puedo, o debo,
olvidarme un poco más,
sentirme un poco menos,
las cicatrices de la edad.
Desabrocharme las vergüenzas,
rendirme a las evidencias,
el sueño que me vence.


No hay comentarios:

Publicar un comentario