Entradas

Mostrando entradas de enero, 2018

Se me hace Enero cuesta arriba

Se me hicieron los labios añicos
de decirte que te quería,
de pasar noches en vela,
de prometerte amaneceres
que nunca recibirías.
Fue tan cobarde el tiempo,
las ganas de asombro,
los puñales bajo las sábanas
y este intenso olor a café
que apenas se va.

Se me hicieron pedazos los dedos
de escalar montañas más altas,
de luchar contra marea,
de intentar erigir castillos
que nunca habitarías.
Fue tan cobarde el alma,
el esconder lo simple,
el negar lo evidente
y el simple hecho de mirarnos
como quien otorga la verdad.

Se me hicieron volátiles las esperanzas
de esperar a que volvieras,
de sentarme a dejar el té frío,
de buscar respuestas
que nunca me darías.
Fue tan cobarde el corazón,
la necesidad de erradicar el fuego,
el sentimiento por el suelo
y la simple agonía
de quien no tiene piedad.

Se me hicieron tan largas tantas cosas
de contar meses en un calendario,
de intentar ser quien no era,
de convertirme en un yo fugaz
que nunca apreciarías.
Fue tan ilusa la cegera,
el pensar que no e…

Acciones sin pensar

Son las acciones
que creemos premeditadas,
las que más calibramos,
las sencillas pero de largo asentadas;
que crean las más profundas,
las más hirientes,
las más duraderas e irreparables
heridas en el alma.

Nos creemos caballeros,
protegidos por el amor de nuestras damas,
tachamos al mundo de demente
mientras nos engañamos en otras camas,
más cercanas,
más simples,
menos verdaderas,
sirvientes de razones faltas de corazón.

Malditas todas esas acciones
y la mano tonta de sus cobardes,
odiosas las luces de noche
y todos los pensamientos por los que ardes,
tras ellas solo hay silencio,
lágrimas a oscuras,
interiores rotos,
hipotéticos escenario que conjeturas son.