Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2018

Perspectivas

Líneas inestables,
inseguros trazos de agonía,
un punto ciego hacia el abismo, 
el color rosado de nuestros días.

Perspectiva diligente,
caballera, infame,
casi real, fátua,
casi elocuente, que la tinta derrame.

Perspectiva restringida,
isometría de las formas,
cuadriculada,testaruda,
fiel villano de las normas.

Perspectiva encapsulada,
militar en guardia,
disciplinada, cerrada,
antigua y repulsiva vanguardia.

Perspectiva elocuente,
fugada y potente,
distorsionada, presente,
fiel retrato de los ojos de la gente.

El cazador

Corre la presa
a manos de su cazador,
ansiosa de muerte,
acaramelada y dulce,
añorada,
satinada,
tanto extasiada.

Corre el cazador
en busca de su presa,
nublado de sed,
volumínica y tétrica,
enmascarada,
teatralizada,
tanto anhelada.

Corre el tiempo
entre ambos congelado,
sombrío y grisáceo,
completamente frío,
enterrado,
aniquilado,
tanto olvidado.

Espera la presa
a ser ella cazador,
trampa sincera,
miel afrutada,
amargo y sabroso
café de amor.

Espera el cazador
a ser por fin presa,
venas temerosas,
idealizada la ilusión,
todo rosado y carnoso,
late de nuevo el corazón.

Dos minutos

Cada dos minutos
exactos,
impertinentes,
te apareces en mi mente
nube amenazando lluvia,
tempestad descontrolada,
maldición anticipada.

Cada minuto y medio,
más o menos,
no muy calculados,
tu sombra se pasea altiva
por laberintos en mi alma,
por recovecos de las estrías,
por mensajes debajo de la mesa.

Cada minuto
nueva perspectiva,
una dirección más al sur,
un norte sin sentido,
el este arrogante dicta normas,
un oeste innecesario.

Cada treinta segundos,
fugaces,
pasajeros,
se me parte el alma,
se me quiebra la voz,
los ojos se encharcan,
me recorre los labios un adiós.

Cada ahora,
punzante y afilado,
instante estúpido,
me mira de reojo el reloj,
señala el retroceso hacia el mar,
un vacile del destino,
un final sin giro de guión,
una luz agonizando,
un cadáver reanimado,
una sensación intensa de añoranza,
y no sé, no sé
si todo esto iba por ti
o por el maldito invierno.