Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2018

En las fugacidades

En una ensoñación,
en un momento de desconexión,
sentí, pot un leve instante,
tu mano en mi hombro,
tus ojos clavándome la mirada,
tus labios a punto de decir "lo siento".

En un segundo,
en un deseo impropio de este mundo,
percibí, casi sin quererlo,
que se había marchado el órden,
que era el caos nuestro horizonte,
que era el azar el intruso del viento.

En un pestañeo,
en un punto de tu discurso breo,
denoté, con un poco de astucia,
una palabra con todo tu odio,
un sentimiento de culpa implantado,
un absurdo y repetido momento.

Pensemos

Pensemos que nos lleva el viento,
que no existe mayor muestra de asombro;
pensemos que nos acoge el sentimiento,
que resurge el fénix de los escombros.

Pensemos e idealicemos,
fantaseemos con la idea del amor,
que nos posea todo aquello que soñamos,
que desaparezca por un moemento el dolor.

Pensemos de nuevo,
que nos cale la lluvia del discurso,
que se salde aquello que te debo,
que termine de una vez este absurdo concurso.

Y ahora, que eres relámpago,
que lo has pensado todo,
despreciados todos los males,
sentidos todos los rencores,
acogidos los reproches malhumorados,
para y piensa,
una vez más,
¿qué, de todo esto, nos ha quedado?