Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2015

Espectador inusual

Claras luces sobrevuelan las murallas de los nombres que me asolan impotentes o inherentes.
Ya no caben más miradas ni más excusas en un bosque vacío que llenamos de palabras que se vaciaban conforme eran pronunciadas. No cabe amor en este desasosiego que me come ni valor para una luca sin cuartel contra tus espadas de aleación barata, para dar jaque a un rey que se protege sin demora con la vida de otros que poco le importan. No cabe nada en nuestro sueño, más que pasar a otro. No cabe quedarnos en este punto y aparte de nuestro capítulo favorito de la vida que se lleva las entrañas de una ciudad que no descansa o que, sin mayor sentido, descansa demasiado, acecha a sus cautivos esperando una hora fugaz en la lejanía.

Si se hace noche, cambia el reloj de arena que nos cuenta que se nos escapa el tiempo entre los dedos, se vuelve oscuro y negro a la luz de una luna que no llora más que verdades a voces en otro mundo u otro espacio que nadie quiere ni visita a excepción de los despojos…