domingo, 23 de febrero de 2014

Todos

Todos somos hijos
del fuego
y del hiel,
de las mentiras,
de la luz
y de la miel.

Todos amamos el fuego
cuerpo a cuerpo,
con las mentes
en la lumbre,
serenados los labios
con besos hirientes.

Todos odiamos
y tememos a la par,
maldecimos los sonidos,
los dejamos ir,
ignorados los caprichos
en lo amargo perdidos.

Todo odio,
todo engaño,
todo fuego del azar.
Todos siempre,
nada nunca,
en el juego de amar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario